¡Resiste!

"Chino", yo no te olvido...

Publicado: 2017-04-05

Yo tengo memoria y nada de lo que recuerdo es falso, sino, la más prístina verdad; yo lo viví:

- Autorizaste, auspiciaste, apoyaste, armaste, felicitaste, ascendiste y después indultaste a todos los integrantes del comando de aniquilamiento (de asesinos) del Grupo Colina.

- Fuiste autor mediato del asesinato de nueve (9 )estudiantes y un profesor de la Universidad La Cantuta. A esos jóvenes los secuestraron, los llevaron de noche a una playa alejada, los arrodillaron y les metieron un tiro en la nuca, luego los quemaron y echaron cal sobre sus cuerpos para borrar sus rastros; al poco tiempo, los desenterraron y volvieron a sepultar en otro lugar. A esos asesinos, tú Alberto Fujimori los felicitaste y ascendiste por la labor cumplida.

- Fuiste autor mediato del asesinato de quince civiles acribillados en sus viviendas de Barrios Altos, en el centro de Lima. Entre ellos, se encontraba un niño de ocho (8) años quien asustado corrió a pedir ayuda a uno de los militares y este en vez de consolarlo, lo que hizo fue meterle un tiro en la cabeza. Tú Alberto Fujimori Fujimori, a esos asesinos de niños y civiles inocentes, avalaste con tus autorizaciones por escrito y felicitaste por sus acciones.

- En tu dictadura se secuestró, se torturó, se descuartizó y quemó a agentes del servicio de inteligencia que querían arrepentirse por los atroces crímenes que cometían. También mataron e incineraron en a estudiantes secuestrados por tu Grupo COLINA. Eso ocurrió en los sótanos del SIN donde mandaron construir un horno para desaparecerlos. A esos asesinos, torturadores e incineradores, tú Alberto Kenya Fujimori, auspiciaste y felicitaste.

- En ese mismo sótano del SIN, tú mandaste torturar a tu propia esposa Susana Higuchi. A ella la drogaron, la golpearon y le colocaron cables de electricidad en su cuerpo porque había descubierto el robo descarado que venían realizando tu hermana Rosa Fujimori y tu cuñado Victor Aritomi con las donaciones que llegaban al Perú para los niños en situación de extrema pobreza; tu hermana y tu cuñado fugaron al Japón y hasta hoy se encuentran prófugos de la justicia.

- En tu dictadura desaparecieron más de seis mil millones de dólares ($ 6,000'000,000) producto de las privatizaciones de las entidades del estado, las que remataste a precio de regalo a cambio de recibir "comisiones" y el respaldo de los organismos financieros internacionales. Hasta el día de hoy, no se sabe dónde están todos esos miles de millones.

- Todos tus Ministros de Economía, TODOS, sin excepción, todos, durante tus diez años de dictadura, fueron condenados y sentenciados por diversos delitos, entre ellos: peculado doloso, apropiación ilícita de recursos públicos, asociación ilícita para delinquir, falsedad genérica, falsificación de documentos, usurpación de funciones, etc. etc. Todos esos ministros fueron doctores, magister's y diplomados en las más famosas universidades del mundo, pero tenían el sello de la corrupción, del accionar criminal, del robo; repito, todos, sin excepción, todos tus Ministros de Economía fueron condenados y sentenciados por sus delitos.

- Desapareciste todo el dinero de las Cajas militar y policial y los desviaste al Servicio de Inteligencia Nacional para apoderarte de sus fondos, para "comprar" y sobornar congresistas en el parlamento.

- Tú mismo, Alberto Kenya Fujimori Fujimori, aprobaste el desvío ilegal de más de cien millones de soles (S/. 100'000,000) de los presupuestos de las fuerzas armadas para comprar las líneas editoriales de los medios de comunicación privados, de la televisión, de la prensa escrita y radial, para que no denunciaran nada, para que nos distrajeran con programación basura, con titulares falsos, mientras tú y Montesinos se cargaban en peso al país.

- Apoyaste y financiaste con dinero robado al Estado peruano la creación de la Prensa Basura (mal llamada "prensa chicha"), una prensa vendida y sensacionalista que inventaba noticias, escándalos y atacaban la honra de las personas que criticaban a tu dictadura. Alberto Fujimori, tú mismo escogías y dictabas los titulares que debían aparecer cada mañana en esos diarios.

- En tu dictadura, se auspició con dinero robado Estado y enviado al Servicio de Inteligencia, la creación y fomento de programas televisivos basura, así se financiaron Talk Shows... a Laura´s Bozo's, a Magaly's, "Suavecita's" y más etcéteras. Asimismo, se contrataron cómicos e imitadores (quienes hoy quiere pasar "piola") para que desde el canal del Estado atacaran políticos opositores, calumniándolos e insultándolos sin reparo. De igual modo, se pagó a varios "tecnocumbier@s", se apoyó a animadoras de televisión, periodistas y cantantes indignos a los que se "levantó" publicitariamente para que sigan distrayendo al ritmo del "siqui, siqui, siqui, za..." y del "chino, chino, chino"... A ellos también se unieron otros "No sé quién y No sé cuántos" vendidos que desfilaron por la salita del SIN para ser "incentivados" adecuadamente. Estos últimos sin duda, no son artistas, sino, vergonzosos mercaderes del espectáculo al servicio de la inmundicia del poder. Hasta hoy, muchos de esos programas y personajes siguen trabajando en los diversos medios de comunicación.

Como si fuera poco, tus noticieros también fabricaban noticias y "hacían llorar a vírgenes de yeso", hacían aparecer maletas con extremidades humanas, etc. noticias que se repetían todos los días como distractivo masivo de primera plana.

- Hiciste añicos el Tribunal Constitucional y te apoderaste del Poder Judicial para impedir que se denuncie a tus funcionarios por los delitos que cometían.

- Creaste la Ley de Re-re-re-re interpretación auténtica para perpetuarte en el poder. Una aberración jurídica. El "intelectual" de tu dictadura que hizo posible toda esa vergüenza de apariencia legal, fue el un tal Torres y Torres Lara.

- En tu dictadura se cometió el crimen de realizar miles de Esterilizaciones Forzadas a mujeres peruanas de condición sencilla con el objeto de frenar forzosamente los índices de pobreza extrema. Aquel accionar primitivo fue parte de una política de Estado emitida por tu dictadura; sencillamente, un crimen. Hasta hoy no hay sentenciados por ese caso que nos llena de vergüenza como país.

- En tu dictadura se descubrieron varias docenas de kilos de droga, entiéndase, Pasta Básica de Cocaína, en el mismísimo Avión Presidencial (en tú avión) y también en un buque de la Marina de Guerra del Perú; jamás se señalaron culpables por ese acto vergonzoso y delincuencial.

- Cuando por fin se descubrió toda la inmundicia de tu régimen, fingiste que dirigías la búsqueda de Montesinos (tu socio) haciendo gala de un histrionismo y cinismo, que fue incluso televisado. Aquella sólo fue una pantomima, un distractivo para que tu socio de crímenes huyera por otro lado en un avión particular prestado nada más y nada menos que por Dionicio Romero (ese magnate y actual dueño del Banco de Crédito que se reunía con Montesinos en la salita del SIN) y además, porque ya le habías girado un cheque por quince millones de dólares a Montesinos como Compensación por Tiempo de Servicios. La disposición de ese dinero, también fue ilegal.

- Luego tuviste la desvergüenza, la bajeza de fugar del país diciendo que te ibas a una Cumbre de presidentes en Asia y a los pocos días renunciaste a la presidencia del Perú  enviando un simple FAX desde el Japón. Un acto vergonzoso jamás visto ni imaginado en la historia mundial; un proceder que habla de la aberrante valoración que tenías de nuestra adorada patria.

- Finalmente y en el límite de lo indigno, decidiste luego postular a una curul en el Senado del Japón (tu patria verdadera). ¡Quisiste ser senador japonés! Aquella conducta sin duda te pintó de cuerpo entero y es el corolario, la coronación, la cima de tu paupérrima calidad moral.

Aquel acto antipatriótico, después de todo descubierto, tal vez no debería sorprendernos, sin embargo, lo que hoy sí resulta aún más vergonzoso e inconcebible, es que todavía existan personas que se dicen "peruanos" -incluidos civiles y militares- que sigan creyendo en tu persona luego de tamaña demostración de deshonra, traición, ofensa y absoluto desprecio por nuestra patria, pues con ese acto demostraste que nuestro Perú te importaba un carajo, y aunque tuviste el alto honor de haber sido presidente, decidiste sin vergüenza alguna ser parte del senado de otro país, o sea, estuviste dispuesto a jurarle lealtad a otra constitución y a otra bandera; quienes no condenan esa inmundicia de tu conducta, no merecen llamarse peruanos.

Hoy estás condenado a 25 años de prisión por asesino mediato (tipificado como delito de lesa humanidad) por corrupción (delito al que tú mismo te allanaste y aceptaste, o sea, eres auto-confeso); tu juicio contó con todas las garantías legales del caso y fue incluso televisado y seguido a nivel internacional, en directo; tu sentencia ha sido calificada de ejemplar e impecable por especialistas mundiales en la materia y es motivo de estudio en casi todas las facultades de derecho del mundo.

Pero a pesar de tanto crimen y robo, hasta el día de hoy, tú Alberto Kenya Fujimori Fujimori eres incapaz de pedir perdón y muy por el contrario, sigues prepotente y manipulador como siempre: te haces el moribundo y te tomas fotos posando para dar lástima; hoy pides que tu hija te salve... sí, Keiko, una persona con evidentes límites intelectuales y que vive rodeada de comodidades y lujos sin trabajar; ella es la heredera de tu mafia, de la peste que nos gobernó en tu dictadura, rodeada por los mismos personajes que apoyaron y sustentaron tu régimen de robo, asesinatos, de envilecimiento y traición a nuestra patria.

Yo, no olvido!

Fujimorismo, nunca más!


Escrito por

Jinresocialarte

Hijo de padres, abuelos y bisabuelos Cajamarquinos, bella tierra norteña que llevo en la mente y el corazón, junto a la patria toda.


Publicado en

Jinre

Otro sitio más de Lamula.pe