#AgroexportaciónSinExplotación

pioneros: escolares cubanos

LA LIBERTAD LIBERADORA, EL CANTO Y FIDEL...

A un año de su muerte.

Publicado: 2017-12-01


Es un tema por demás controversial el que nos convoca. Yo recuerdo que hasta fines de la década del '80 del siglo pasado, el concepto de "libertad" era acunado con mayor énfasis en el campo popular artístico de izquierda. Los cantos “comprometidos” hablaban de luchar por la 'libertad' o 'liberación" de naciones sujetas a los dictados de las potencias económicas, principalmente, del “imperialismo norteamericano”.

Al respecto, viene a la mente uno de los trabajos más contundentes que escuché en ese sentido por aquel entonces titulado: ORDALIA INCONCLUSA, con textos de Arsenio Mayta y la dirección musical de Matías Sorel, en la interpretación del grupo Kalasasaya de Bolivia. Parte de aquellas letras decían: Por el pájaro enjaulado / por el pez en la pecera / por mi amigo que está preso / porque ha dicho lo que piensa / por las flores arrancadas / por la hierba pisoteada... / por la bronca contenida / por el grito en la garganta / por las bocas que no cantan… Yo te nombro: LIBERTAD!

En el Perú, uno los huaynos más famosos de ese gigante del canto popular, "El Jilguero del Huascarán", terminaba diciendo: Libertad, libertad, libertad para mi patria... luego de denunciar explícitamente el abuso de la aristocracia y los terratenientes en el campo.

Estas referencias son muy interesantes pues vemos que los cantos de aquel entonces convocaban a un movimiento “liberador” contra la explotación y el abuso en muchos campos sociales por parte de las clases económicamente dominantes de una sociedad y en desmedro de grandes mayorías. Se hablaba y cantaba a la "libertad" desde el punto de vista "humano", se hablaba de una “libertad-liberadora”, para que los desposeídos tuvieran acceso a una vida más justa, sin carencias; en suma, se hablaba de la “libertad" en términos humanos y “liberadores de la explotación”, y no necesariamente, de una libertad de “empresa", de "prensa” o de "mercado” per se.

Es necesario comprender en perspectiva que Fidel y los movimientos “liberadores” de aquellos tiempos (que lucharon por la “libertad” de sus pueblos para “liberarse” del asedio norteamericano y de su condición de semi “colonias” en pleno siglo XX) vienen de ese tipo de lucha que conceptualiza la “Libertad humana” en su más noble sentido; se alimentaban de poesía. Hablan de "libertad" poniendo por encima ideales de justicia, de equidad social y no una subsumida solamente a una “libertad de mercado” como la imaginamos ahora. 

Cuando por aquel entonces se cantaba: : La sangre de Túpac / la sangre de Amaru / la sangre que grita: LIBÉRATE hermano… sin duda, se hablaba de una libertad urgente y dignificadora que rompiera con las ataduras de dependencia que lesionaban la soberanía y dignidad de un pueblo, y al mismo tiempo, para "liberar" al hombre víctima de esa dependencia .

Quería reflexionar un poco esto porque hay algo que nunca – NUNCA - debemos dejar de hacer, cual es, enfocar los temas sociales en su necesario y real contexto histórico (en antropología, nos decía un profesor, estamos prohibidos de hablar sobre hechos humanos y sociales, si no contextualizamos adecuadamente un fenómeno en su justo tiempo y espacio), claro está, sin descuidar sus propias contradicciones.

Es por eso que no podríamos entender a Fidel y a Cuba si olvidamos de dónde viene, cómo surge, cómo y qué tipo de lucha “excepcional” es la que tuvo que librar junto al pueblo cubano; no podemos olvidar, por ejemplo, dónde está ubicada geográficamente la mayor isla de las Antillas así como todo lo que ha tenido que soportar para mantener su proyecto de LIBERTAD como país.

Hoy muchos no logran entender (y se “ríen” incluso) ironizando con ligereza cuando, por ejemplo, el cantautor cubano Silvio Rodríguez dice: Vivo en un país LIBRE / cual solamente puede ser LIBRE / en esta tierra, en este instante.  Sí, Silvio habla de LIBERTAD, pero claro, hoy muchos no logran entender ese orgullo declarado por Silvio Rodríguez por la libertad de su pueblo, porque olvidan o pasan como un asunto “menor”, cómo es que ha vivido Cuba desde que osó “liberarse” del yugo norteamericano, de su condición de “satélite” ubicado a pocos kilómetros de Miami, del papel de "centro de diversiones" y de una suerte de "prostíbulo gigante" en que la convirtieron norteamericanos acaudalados hasta antes de su revolución. Tal vez por eso no lo entienden y hasta dicen: "¿De qué libertad habla?",  porque es probable que tengan más instalado en la cabeza el concepto de “libertad” de modo “mercantil“, empresarial, más que "humano".

Postulo la reflexión que esa es una parte importante de la lucha diferenciada que ha librado Fidel y Cuba en todos estos años, en periodos de permanente hostigamiento, de sabotaje, de calumnias, de bloqueo, de propaganda de desprestigio internacional, de acecho, incluso con atentados terroristas, intentos de asesinato y hasta de invasión.

¿Cómo debió protegerse Cuba de esos ataques para mantener su soberanía, su derecho a la “libertad” que le costó tanto trabajo conseguir?

Es seguro habrá siempre diferentes posiciones. Yo por lo pronto, trato de entender ese contexto. Había que cuidarse pues, porque en más de 50 años de revolución, nunca fue fácil ni sosegado el camino. Ignorar esto, creo, hablaría más de una cómoda posición para criticar sin entender realmente lo que se vivió, sin ponerse en su lugar del otro -eso que se llama empatía- tan necesaria para comprender mejor un tema que no vives en carne propia.

Fidel y los pioneros. alumnos de colegio.

Si a pesar de todo esto, la revolución cubana batalló en muchos sentidos por materializar ideales orientados a defender la vida, a dar la salud y educación de calidad a la totalidad de su población, a dar saltos agigantados en deporte y fomentar la cultura en diversos campos para su pueblo, de manera universal, hechos que han merecido incluso el reconocimiento de propios y detractores (no nos engañemos), además de plantearse un diferenciado sentido de Libertad y soberanía como país, creo que mínimamente razonable, reconocer sus esfuerzos. Aunque tengamos que asumir también que para defender todo esto, hayan tenido que ser rígidos o restringir otras cosas. Finalmente, ¿quién es perfecto?

Y es que algo es cierto: No hay sistema perfecto, como tampoco hay hombres perfectos (quién los quiere finalmente) pero hay luchas dignas que se dan y se ganan a pesar de las circunstancias adversas (esas que nunca debemos olvidar para analizar un fenómeno) las cuales, creo, seamos de la posición que seamos, estamos en el deber de valorar.

Estimo que la revolución cubana sigue defendiendo ese tipo de “libertad”, humana, desde su concepto auto-declarado de socialismo, una libertad: emancipadora, soberana, sin vergonzosos privilegios sociales, una “libertad” diferente a contraposición de la “libertad” proclamada por el mundo capitalista que, paradójicamente, invade países, genera crisis de refugiados en Siria, en medio oriente, que "secuestra niños" y niega derechos de existencia al pueblo palestino, que impone proyectos depredadores de trasnacionales en Cajamarca a punta de balas y sangre de gente inocente, que acapara los "medios de comunicación", que focaliza la violencia y muerte contra la población negra en EE.UU., que construye muros… etc. etc. Ese tipo de “libertad”, sin duda, parece que nunca la entendió Fidel, ni Cuba.

Se me ocurre una travesura. Si todos los sistemas son imperfectos, habría que preguntarnos: ¿Qué prioridades estaríamos dispuestos a establecer o seríamos capaces de elegir para asumir un sistema político y social? ¿Tal vez uno donde la salud, la educación, la cultura, sean defendidos antes que nada? …o uno donde la libertad de prensa y empresa, de mercado, sean la prioridad antes que otras más vitales y humanas? Esta podría ser una pregunta ineludible, sobretodo, cuando un siempre se ha batallado a contracorriente y con el monstruo acechando al lado de uno.

En lo que a mí respecta, por ese tipo de libertad "humana" (imperfecta sin duda) asumida y defendida con valentía; por esas pequeñas y a la vez gigantes batallas libradas y ganadas; preciso: por esos niños liberados de la indigencia, de la enfermedad y la ignorancia, de la desnutrición, de manera universal... sólo por esos niños liberados de lo que hoy afecta a otros millones de niños en el mundo… sólo por eso, creo que Fidel y Cuba pueden haber sido ya absueltos por la historia.


Escrito por

Jinresocialarte

Hijo de padres, abuelos y bisabuelos Cajamarquinos, bella tierra norteña que llevo en la mente y el corazón, junto a la patria toda.


Publicado en

Jinre

Otro sitio más de Lamula.pe