#AgroexportaciónSinExplotación

Ni arte, ni paisana

Publicado: 2017-12-05


Ni arte, ni paisana...

Existe en nuestra televisión peruana un programa que supuestamente protagoniza (con falsedad y mucho de vulgaridad) a un personaje dis’que de la serranía de nuestro país. El espacio mencionado apela a un guion cargado de burla y volcando sobre el mismo una conducta que fácilmente podríamos calificar de tonta, con ausencia de comprensión de la sociedad y de la más elemental forma de asumir el “sentido común”. A dicho personaje se le niega incluso la virtud de la inteligencia en muchos de sus contenidos, mostrándolo como un ser disociado, de escaso razonamiento, que no comprende normas de convivencia, y en otros, pintándolo casi como un idiota. Sobran los ejemplos para decir que sobre dicho personaje, recaen los más deplorables insultos y adjetivos calificativos con una clara e indudable carga RACISTA. Epítetos reiterados como: “llama”, “apestosa”, “cochina”, “guanaco”, “chola bruta” o diálogos como: “mira paisanita, tú sube por las escaleras nomás” o “anda nomás paisana bruta” y hasta deslizar que “ella” come “caca”, constituyen claras muestras de lo denigrante que resulta la difusión de dicho programa. A ese personaje, su “creador” la hace llamar: “La paisana Jacinta”.

Todas estas “características de personalidad disociada”, llena de descréditos o defectos, sólo podrían ser entendidas o atribuidas, en un extremo, bajo determinadas circunstancias y de manera excepcional, a sujetos con problemas mentales o psicológicos que sin duda pueden existir en cualquier parte del mundo - pero de manera aislada y minoritaria - más no, como un signo distintivo y característico de una supuesta “mujer” a quien este programa pretende identificar además como originaria de alguna región peruana en particular.

Algo que tal vez no se ha subrayado, es que los ademanes y aditamentos que este programa coloca sobre una supuesta “paisana”, no son otra cosa que la ocurrencia personal de su creador, lo cual más que hablar de una “paisana”, deja ver la “estructura mental y de pensamiento” de su productor o creador, quien al mismo tiempo, asume dicho papel. Aunque su “creador” no lo quiera, esta propuesta nos habla de su valoración, de sus códigos interpretativos y del entendimiento que este “cómico” interioriza respecto del concepto de: “paisana”. Su “creación” nos deja ver de alguna forma la valoración que tiene de una parte del Perú, la que a mi juicio, es equivoca, prejuiciosa y des-figurativa de la realidad que rige a nuestra patria. A mi entender, en este programa no hay ninguna “paisana”, lo que hay, es la triste evidencia pública de los valores y nivel intelectual que posee el “cómico-productor” de este programa y lo que es más grave, el nivel de una parte de nuestra sociedad que está dispuesta a consumir y disfrutar de este tipo de caricaturas burlescas, con claros rasgos racistas.

Pero lo peligroso en este tipo de expresiones de alcance masivo, es que la difusión de este tipo de escenas cargadas de adjetivos descalificativos contra la supuesta “paisana”, que la muestran como “sucia”, “cochina”, “con falta de vocabulario” y del más elemental sentido común, y además, mostrándola como un personaje originario de una parte del Perú, puede reforzar y fomentar en nuestra población – sobre todo en los menores de edad - conductas despreciativas, excluyentes, burlescas y racistas basadas en el argumento del “humor”. El supuesto “derecho a la distracción”, “libertad de expresión” o la “tolerancia”, ni las masivas asistencias a los cines, son pretextos para evitar poner frenos legales a un tema que debería merecer nuestro radical rechazo, como lo constituyen las expresiones racistas.

Es necesario entender, sin temor a la crítica mediática, que al RACISMO no se le debe tolerar, no se le debe consentir, ni dar tribuna. Al RACISMO se lo combate, sin "medias tintas", sin pretextos, con radicalidad y con la Ley en la mano. El RACISMO denigra, excluye, explota, atropella, se burla; el RACISMO MATA. Millones de personas han sido asesinadas y ultrajadas en el mundo por conductas, posiciones y expresiones despectivas. Con el racismo no hay contemplación que valga. Se trata de RESPETO, no sólo de "tolerancia".

El “éxito comercial” de una producción no habla necesariamente de la calidad de su contenido y no se traduce necesariamente en un triunfo moral, de la inteligencia y del respeto que estamos en el deber construir como sociedad.

En lo personal, debo decir además que este “personaje” de ficción, pero con una irresponsable identificación de algún supuesto origen peruano, no me genera aprecio “artístico”; me explico: su propuesta no me causa deleite estético, ni aprendizaje; no me brinda belleza creativa ni información contributiva; no me genera identificación; no me inspira disfrute en la forma, en el color, ni en el sonido, como tampoco en sus contenidos y diálogos; yo no siento que refuerce mi percepción, ni mi sensibilidad, y mucho menos, que sea una apuesta transformadora de la realidad para una sociedad más bella y digna. Su supuesta “creatividad”, me resulta al contrario, un lugar común y pesado dentro de una escena social ya saturada de programas que sustentan sus réditos en la burla, en expresiones etno-prejuiciosas y despectivas, con contenido soso, repetitivo, falto de imaginación y cargado de mediocridad. No, en esto no veo "arte", ni a ninguna "paisana", lo que veo es actuación y espectáculo de pésimo contenido, de nulo aporte social que refuerza el desprecio por el otro, o sea, el RACISMO, que como sociedad y país heredero de una rica historia cultural, estamos en el deber ineludible de combatir legalmente.

Más allá de un programa de televisión o una película de cine, estamos en el deber de poner el tema del RACISMO y la discriminación sobre la mesa y pensar qué tipo de sociedad es la que estamos construyendo, qué país es el que queremos forjar. Sólo así sabremos si propuestas como las mencionadas contribuyen o no a consolidar nuestras expectativas.


Escrito por

Jinresocialarte

Hijo de padres, abuelos y bisabuelos Cajamarquinos, bella tierra norteña que llevo en la mente y el corazón, junto a la patria toda.


Publicado en

Jinre

Otro sitio más de Lamula.pe