le dice #NoALaGuerra

Recordando a "Miguel Grau"

Publicado: 2018-01-08

Aquí posando con “Miguel Grau”, y es que así le decimos todos cuando lo vemos pasar cerca nuestro. Sí, un día como hoy se inmoló el gran Miguel Grau Seminario, noble peruano que amó a nuestra patria con su vida, y en cuyo nombre, muchos sinvergüenzas y felones que juraron defender nuestro país, por el contrario, lo vejaron, robaron, corrompieron, envilecieron y siguen asesinando cobardemente hasta hoy a compatriotas inocentes, estudiantes y niños, ensuciando y manchando de crimen el uniforme que un día la patria les confió. Pero hoy no quiero hablar de ese 8 de octubre, ni esos felones y cobardes, hoy deseo hablarles de este noble señor.

Responde al nombre de GERMAN EDMUNDO SIMÓN SEMINARIO MOYA, quien es efectivamente sobrino bisnieto del almirante MIGUEL GRAU SEMINARIO.

Pero más allá de esta significativa referencia histórica e importante parentesco, permítanme contarles que don Germán Edmundo Simón Seminario Moya, a quien los niños lo bautizaron como “Puchi”, es un verdadero “Caballero", un hombre bueno, de trato gentil, amable, quien siempre brinda una cálida atención a todos los que se acercan para saludarlo. Don Germán o “Puchi” (como él mismo nos indicó le gusta que lo llamen) no se ha “mareado” jamás con las innumerables invitaciones y referencias que recibe por su sorprendente parecido y línea familiar heredada de su gran “Bisabuelo Tío”.

Tuve la oportunidad de conocerlo hace un tiempo, pero no fue hasta hace poco que charlamos, le conversé de la tierra de mis padres quienes son de Cajamarca e inmediatamente me dijo que le dolía la contaminación minera en esa región. Con la gentileza que lo caracteriza, me dijo que cuando yo quisiera lo invite para ir a los colegios, en Lima o en provincias, pero sólo para sembrar valores humanos: de paz, honradez, solidaridad, de amor a la patria, respeto al prójimo, según sus propias palabras.

Con gran sencillez, me dijo que con todo gusto él iría con su “uniforme” para estar cerca de los niños, que sólo le bastan los pasajes, aunque sea por tierra y que cubran algo de su estadía, que con eso le bastaba; gran nobleza.

“Puchi” ha acumulado en su vida un sinnúmero de experiencias, pero me reitera que las que más valora son las que ha tenido con los niños, sobretodo, cuando realiza viajes a los pueblos del interior en las serranías del Perú. Orgulloso nos dice que le toman miles de fotos en los colegios y escuelas de comunidades alejadas y que eso lo hace sentirse muy feliz. Con alegría me contó que una vez en Huancavelica le tomaron más de 75,000 fotos.

Don Germán nos cuenta también que ha recibido una Medalla de Honor reconociéndolo como personaje histórico e ilustre por parte del Estado chileno, país en donde también nos cuenta le obsequiaron una casa, la misma que se encuentra ubicada en la localidad de “Chillán”, hasta donde va cada vez que puede; asimismo, valora mucho una misiva firmada por una cantidad muy significativa de niños escolares chilenos, quienes le escribieron expresándole su respeto y cariño.

Algo importante. Don German Edmundo Simón Seminario Moya es un tipo pacifista, cree en la paz, en la hermandad de los pueblos, en los valores humanos y le disgusta la contaminación ambiental.

Dice que muchos partidos políticos del Perú le han ofrecido incluirlo en sus filas, pero que eso a él ya no le interesa mucho. "Hace poco  -me dice-  algunas autoridades me propusieron llevarme como 'símbolo' al Tribunal de la Haya para el día de la sentencia final del diferendo marítimo, pero yo no he aceptado; yo no entro en esas vainas, siento que me quieren utilizar y creo que esa no es la forma", sentencia.

Debo decir que cuando “Puchi” nos habla, evidencia también una carga de admirable inocencia. Su hablar franco, amigable, con un timbre de voz extrañamente agudo y su mirada reposada de hombre sencillo, dista mucho de la solemnidad que su imagen irradia. Es cierto, cuando uno lo ve, es imposible no decir: “Es igualito a Miguel Grau” o al menos, a las imágenes que históricamente nos han llegado a través de los libros y los tiempos. Pero de algo estamos seguros, don Germán es un digno heredero de la nobleza y caballerosidad que con seguridad caracterizó al almirante Miguel Grau Seminario.

Actualmente, “Puchi” es un sencillo empleado público y vive austera y honestamente; esa sóla referencia, ante tanta inmundicia política cotidiana, ya es una inmensa lección para muchos que se llenan la boca de demagogia y discursos patrioteros.

“Puchi” finalmente nos reitera su sentir, su misión, que llega a mis oídos como lección de vida: "Hay que trabajar en valores humanos con los niños, trabajar por la paz y la unidad de los pueblos".

Un enorme placer conocer a este caballero.


Escrito por

Jinresocialarte

Hijo de padres, abuelos y bisabuelos Cajamarquinos, bella tierra norteña que llevo en la mente y el corazón, junto a la patria toda.


Publicado en

Jinre

Otro sitio más de Lamula.pe