Ojo con el proceso disciplinario

César San Martín, Valentín Paniagua y el "Fujimorismo"

Publicado: 2018-08-08


CÉSAR SAN MARTÍN, VALENTÍN PANIAGUA Y EL FUJIMORISMO

En el Perú, "pisar el palito" del sensacionalismo, se ha convertido en algo muy común y fácil.

A partir de la creación de la "prensa basura" durante el "fujimontesinismo", esa proclividad se ha instalado silenciosamente en mucha gente, incluso en personas que antes uno podía identificar como mesuradas o prudentes, de esos, no son pocos los que hoy asumen el horrible hábito de apelar a la calumnia, el insulto, el "terruqueo", el adjetivo despectivo, sin mayor argumento y con poca vergüenza.

En tiempos como los que estamos viviendo, siento que lo peor sería 'pecar por omisión', por ingenuidad o quedándose callado frente a temas que ya hemos vivido y que hoy pretenden repetir algunos sinvergüenzas.

Ojalá lo entendamos: Al corrupto, al ladrón, al mafioso, al sinvergüenza, al miserable, lo que más le conviene es que la gente crea que todos son iguales, que todos son como él; de esa forma, supuestamente, nadie tendría "autoridad" para acusar de ladrón a nadie, sin olvidar que: "en una supuesta tierra de ladrones y sinvergüenzas, los que siempre saldrán ganando, son el ladrón y sinvergüensa consumado, por mera experiencia"

Cuando salieron los "vladivideos" que destaparon la mayor podredumbre de corrupción de la historia de este país, durante el régimen fujimontesinista, Nicolás Lúcar, ese periodista que hoy aparece como un "defensor de la legalidad", en una acción "cochina", quiso involucrar y calumniar al entonces presidente Valentín Paniagua, quien de inmediato e indignado calificó la actuación de aquel periodista como "una maniobra torpe, sucia, subalterna". En medio del caos generado por los "vladivideos", Lúcar, (entonces un claro defensor del fujimontesinismo) pretendía enlodar todo y deslizar de ese modo que nadie tenía autoridad para condenar a la mafia fujimontesinista. Y es que, repetimos: Siendo supuestamente todos "corruptos", nadie tendría derecho de acusar a otro de corrupto.

Sirva esto para reflexionar y pensar que en cierta medida es lo mismo que tratan de hacer hoy con el juez César San Martín, el mismo que, demostrando una impecable solvencia profesional, condenó ejemplarmente al corrupto y asesino mediato, Alberto Kenya Fujimori Fujimori. Una prensa "adicta al fujimontesinismo", sensacionalista, y por su puesto, una bancada fujimorista (más otros torpes) hoy quieren enlodar a su persona, bajo la misma sucia práctica del pasado.

A menos que salga 'algo serio' en verdad, lo cierto es que en el audio del juez San Martín, no hay nada. O sea, en ese audio:

No hay "verdecitos"

No hay "favores sexuales",

No hay "liberación de violadores de niños"

No hay "trafico de empleos a cambio de dinero"

No hay "media docena de azulitos"

No hay "liberación de narcotraficantes a cambio de dinero"

No hay "Señora K" ni "Fuerza N° 1"

No hay "Albertito" y "chinito".

No hay "solicitud de sentencia favorable para alguien"

No hay "colocación de consejeros mafiosos en el CNM"

No hay "camionetas del Estado estacionadas en fachadas de hostales", etc. etc.

En mi sentir: Ese audio, es puro "aserrín".

Es más, hasta donde se ha sabido, César San Martín realizó su trámite de INTERDICCIÓN de manera personal, durante dos años, como cualquier otro ciudadano, y lo hizo por su hermana quien tiene problemas mentales por su avanzada edad, es decir, porque ya no puede valerse por sí misma.

San Martín dice: "Oiga, dígale a la jueza pues que cumpla con sus plazos, hace dos semanas que ya entró, es una "cojudez" hermano, (que son "peruanismos", según Martha Hildebrant) hace rato..."

No "pisemos el palito" que los sinvergüenzas quieren que pisemos. Repito, no se trata de poner las manos al fuego por alguien, se trata de saber diferenciar bien los casos.

Los verdaderos delincuentes, los mafiosos, los jueces fujimoristas ladrones, amigos de «narcos», esos «jueces cacheritos de 'telos', extorcionadores, a cambio de trabajo» (perdonen la expresión) están en otro lado, son otros y los estamos conociendo día a día... y al menos, por ahora, no es el buen juez San Martín, hombre reconocido por propios y extraños, como uno de los más solventes penalistas que hay en el Perú y el continente.

A la luz de lo que ya hemos vivido en nuestro país, sería irresponsable pecar de "ingenuos" y faltos de memoria a estas alturas. Así que no seamos "telenoveleros", que para sensacionalismos y calumnias, nos sobran "fujitrolles".


Escrito por

Jinresocialarte

Hijo de padres, abuelos y bisabuelos Cajamarquinos, bella tierra norteña que llevo en la mente y el corazón, junto a la patria toda.


Publicado en

Jinre

Otro sitio más de Lamula.pe