vade retro, congresista

«TRILCE» 30 años de una producción

Publicado: 2018-12-20


Hace treinta (30) años, en diciembre del año 1988, se presentó la primera producción del grupo TRILCE, agrupación de música tradicional andina mestiza, de repertorio fundamentalmente ayacuchano, fundada en la ciudad de Lima.

Dicho álbum se constituyó desde su aparición en una de las referencias musicales del canto social crítico, reflexivo y esperanzado, en un país caracterizado por fuertes fracturas y conflictos internos, consecuencia de las duras condiciones de vida y exclusión que pesaban sobre la mayoría de peruanos, fundamentalmente, de la zona andina y selvática.

No creemos equivocarnos cuando sostenemos que dicha producción fue asumida con gran aprecio por las generaciones que siguieron a su lanzamiento, con atención a la música de raíz tradicional y con capacidad crítica.

Los músicos integrantes del Grupo TRILCE fueron: Margot Palomino Pacheco (voz), nacida en Moquegua; José Guardia Crispín (charango), nacido en el distrito de Barranco, Lima; y Francisco de la Cruz Collao (guitarra), nacido en Chaviña, provincia de Lucanas, Ayacucho. En el trabajo de apoyo estuvo el guitarrista ayacuchano Manuelcha Prado, participando de algunas introducciones y en otros soportes complementarios. Esta producción fue gestada y motivada para brindar apoyo a la población infantil huérfana y bajo condiciones de extrema pobreza y vulnerabilidad de la región Ayacucho.

La primera producción de TRILCE se logra insertar de manera fecunda y con aceptación distinguida en medios universitarios y espacios públicos de música popular, sumándose a ese caudal de trabajos con sentido crítico y búsqueda de justicia social que ya habían iniciado décadas atrás otros maestros pioneros cantores y compositores como Ernesto Sánchez Fajardo, «El Jilguero del Huascarán»; Victor Alberto Gil Mallma, «El Picaflor de los Andes», María Dictenia Alvarado Trujillo, «Pastorita Huaracina»; Constantina y Victoria Sanchez, «Las Hermanitas Sánchez», sólo por citar a algunos. TRILCE, con su primera producción, refuerza ese espacio de reflexión desde el huayno sentido, con versos de bella construcción y compromiso, muchos de los cuales fueron grabados y llevados al disco por primera vez, como: «Trilce», de Manuelcha Prado; «Lucía», de Ranulfo Fuentes; «Caritas Tristes», de Alejandro Sevilla; «¿Dónde están?», de Manuelcha Prado y «Hermano», de Ranulfo Fuentes. En ese sentido, toda una referencia para estos temas hoy de notaria relevancia en el cantar ayacuchano.

El repertorio incluido consta de dieciséis canciones, las que detallamos a continuación:

01.- Trilce

02.- Hermano

03.- Caritas tristes

04.- La rosa roja

05.- Dónde están

06.- Pajarillo carcelero

07.- La oscuridad de la noche

08.- Pirwalla pirwa

09.- Plegaria

10.- Viejo eucalipto

11.- Piedra

12.- Lucía

13.- Palomita cuculí

14.- Huerto florido

15.- Marmakillaschallay

16.- Vengo del prado


Un poco de antecedentes:

La agrupación TRILCE surge en primera instancia al interior de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y fue integrado inicialmente por José Guardia (estudiante de la Facultad de Computación), así como por Nicolás Miranda y un hermano de este último. La inicial agrupación, cuyas presentaciones se reducían casi exclusivamente al interior de la universidad San Marcos, decayó al poco tiempo, quedando solo José Guardia con el propósito de continuar el trabajo. Por aquel entonces, José conoce a Francisco de la Cruz (guitarrista), estudiante de la carrera de Tecnología Médica en la Facultad de San Fernando de San Marcos, a quien convoca para reflotar el grupo. Paralelamente, una joven Margot Palomino, poseedora de un timbre de voz distinguido, de bello brillo, llegaría al grupo a propuesta y sugerencia del maestro Jaime Guardia Neyra, con quien Margot recibía clases de charango peruano, además de enseñarle huaynos tradicionales. Cuentan las primeras referencias que los ensayos de la nueva conformación de TRILCE se realizaban en cualquier espacio que podía servir para afirmar su trabajo, y entre ellos, la calle se constituyó también en una de sus locaciones. Tres jóvenes músicos, iniciarían desde entonces un nuevo camino.

Luego de varias sesiones de ensayo, la nueva conformación de TRILCE realizaría su primera presentación pública el 1 de mayo del año 1986 en las instalaciones del Sindicato de Trabajadores de la Fábrica de Cristales MURANO, ubicada en el distrito del Agustino, Lima.

El álbum en mención fue grabado en el estudio «Audiciones Peruanas», ubicado entonces en la cuadra tres (3) del jirón Misti, muy cerca a la Av. Brasil, en el distrito de Jesús María, Lima. Como suele suceder con algunas producciones, la presente también tiene algunas anécdotas: En la foto de portada aparecen cuatro (4) integrantes, siendo que el músico ubicado al lado izquierdo y con una guitarra, es el señor Rosalio De La Cruz Collao (Hermano de Francisco De La Cruz Collao), quien en realidad nunca participó de las grabaciones. La foto indicada fue tomada con anterioridad a la grabación del álbum en un paraje cercano al pueblo de Chosica, pero se mantuvo tal cual por considerarla apropiada para la portada de la «cassete». La mencionada imagen, qué duda cabe, se constituye en una referencia indubitable para quienes apreciamos y recordamos esta producción.

Sirva el presente artículo para reconocer este trabajo que tal vez rebasó las expectativas de receptividad inicialmente esperadas. Sirva tal vez para reconocer a un álbum que con el tiempo se ha convertido en una especie de «clásico» o producción referencial que consideramos un ejemplo de orgullo, por su belleza interpretativa, por sus contenidos e irrenunciable compromiso para pugnar por un mundo más justo y solidario, aspiraciones y anhelos que hoy parecen haberse dejado de lado por propuestas que más que artísticas, sufren de adicción por el «espectáculo» altisonante, el exitismo divertidor e indiferente de patria.

Hoy en día, los integrantes de TRILCE siguen afirmando su camino artístico desde sus propios y diferenciados espacios de difusión: Margot Palomino Pacheco, con voz indeclinable, sigue transmitiendo belleza, compromiso social y humano. José Guardia Crispín, charanguero heredero de la vitalidad de su padre Jaime Guardia, junto a Francisco De La Cruz, guitarrista y segunda voz precisa, enarbolan cantos de tradición y esperanza bajo el nombre de una nueva herencia del poeta César Vallejo: El dúo «Los Heraldos Negros»

A treinta (30) años del lanzamiento de esta producción, reiteramos la gratitud por el orgullo que nos generan este tipo de trabajos realizados en nuestra patria, con juventud y desprendido compromiso por la justicia.


Escrito por

Jinresocialarte

Hijo de padres, abuelos y bisabuelos Cajamarquinos, bella tierra norteña que llevo en la mente y el corazón, junto a la patria toda.


Publicado en

Jinre

Otro sitio más de Lamula.pe