vade retro, congresista

«FLOR DE RETAMA» 50 años de un acontecimiento

Publicado: 2019-06-18

«FLOR DE RETAMA», 50 años de un acontecimiento trágico

Entre el 21 y 22 de junio de 1969 los estudiantes y padres de familia del pueblo de Huanta, Ayacucho, se movilizaron rechazando un cobro que imponía el Ministerio de Educación del gobierno militar de entonces que encabezaba Juan Velasco Alvarado.

El decreto pretendía imponer cobros a los estudiantes con nota desaprobatoria. La población rural y campesina sintió afectado el derecho a la gratuidad de la enseñanza y salió a protestar. La represión de la Guardia Civil (Hoy, Policía Nacional) dejó hasta donde se supo, un doloroso saldo de veinte (20) muertos.

«Flor de retama», según palabras de su  autor, el maestro Ricardo Dolorier Urbano, es el primer wayno que compuso y surge en medio de otras luchas reivindicativas, iniciando desde entonces a una fecunda senda de composición.

Como consecuencia de aquellos acontecimientos, el régimen de turno decretó un «Toque de queda» dentro de un «Estado de emergencia» para la región. A modo de «protesta», el pueblo comenzó a cantar este wayno en reuniones familiares, afirmando su derecho a la indignación. Fue el «Trío Huanta» quien grabó por primera vez este wayno, seguida de una agrupación dirigida por el músico e investigador Lucho Salazar. Una de las versiones más difundidas fue la de Martina Portocarrero, quien como cantante solista, la interpretó con una modificación en el orden de los versos, que según palabras del autor, supuso una versión con intención «más convocante».

El wayno en mención comenzaba originalmente de la siguiente forma:


FLOR DE RETAMA

Donde la sangre del pueblo, ¡Ay se derrama!

Ahí mismito florece, amarillito Flor de retama

amarillito, amarillando Flor de retama.


Vengan todos a ver, ¡Ay vamos a ver!

En la plazuela de Huanta

amarillito Flor de retama, amarillito, amarillando, Flor de retama.


Por cinco esquinas están, los «sinchis» entrando están

Van a matar estudiantes, huantinos de corazón

amarillito, amarillando, Flor de retama.

Van a matar campesinos, huantinos de corazón

amarillito, amarillando, Flor de retama.


Fuga:


Los ojos del pueblo tienen hermosos sueños

sueñan el trigo en las eras

y el viento por las laderas

y en cada niño una estrella.


La sangre del pueblo tiene rico perfume

huele a jazmines, violetas, geranios y margaritas

a pólvora y dinamita

¡carajo!

a pólvora y dinamita.


Observando, podemos dar cuenta que en las versiones que se dieron a conocer posteriormente, se obvió cantar una estrofa de la fuga, por cierto, ¡muy hermosa!

«Los ojos del pueblo tienen

¡hermosos sueños!

Sueñan el trigo en las eras

y el viento por las laderas

¡y en cada niño una estrella!»

La versión más difundida de este wayno obvia la estrofa descrita, optando por repetir dos veces la que todos conocemos y que dice: «La sangre del pueblo tiene…»

No obstante que las canciones se 'nutren' o 'enriquecen' con el paso del tiempo, por una suerte de carácter polisémico que asumen en distintos momentos, estimamos necesario hacer una puntualización: Testimonios de la época de 'guerra interna' dan cuenta que no sólo por 'equivocación' se vinculó a este tema con «Sendero Luminoso» (quien también la hizo suya en cierta forma) generando confusión sobre su mensaje, sino también (Y he ahí tal vez lo doloroso) los efectivos de la Policía Nacional (antes, Guardia Civil), en relación a los «sinchis» (cuerpo de élite de la Policía), la 'hicieron suya' con otro sentido, al punto de sentirse 'envalentonados' (la cantaban incluso con énfasis en esa parte) al oírse mencionados en la letra, generando como consecuencia, una conducta cruel e insensible en muchos casos, al asumirse como supuestos «héroes». Algo que no era cierto.

Esta última reflexión tal vez sirva como una pequeña muestra de los 'riesgos' que puede generar el ‘mutilar’ la letra de una canción o un poema,  y con ello, la intención real de una composición en su conjunto.

Hoy, a cincuenta años de su nacimiento, «Flor de remata» ha cantado y es seguro seguirá cantando y acompañando con belleza expresiva, las justas reclamaciones de nuestros pueblos.


Escrito por

Jinresocialarte

Hijo de padres, abuelos y bisabuelos Cajamarquinos, bella tierra norteña que llevo en la mente y el corazón, junto a la patria toda.


Publicado en

Jinre

Otro sitio más de Lamula.pe