sin ciencia no hay futuro

Lo que EVO no pudo hacer

Publicado: 2019-11-11

Lo que EVO no pudo hacer 

Evo Morales recibió un país con índices económicos deplorables que se encontraban al lado de Haití y Guatemala. Un país embargado y saqueado por las transnacionales que dejaban «migajas» al Estado boliviano. Un país con los más altos índices de analfabetismo. Un país sin clase media, con precarios derechos indígenas y ciudadanos. Un país esquilmado por empresarios que eran adulados por dictaduras militares, por gobiernos de derecha y extrema derecha.

Cuando Evo llegó, sus reservas eran de 1,670 millones de dólares y su PBI llegaba a la irrisoria cifra de 7,000 millones. La propiedad de todos sus recursos estaba en manos de las transnacionales que recibían el 80% de ingresos y Bolivia a penas el 20%. Era impensado que un país tan pobre como aquel, podría alguna vez tener un gran satélite espacial propio; ¿están locos?, habrían dicho en ese entonces.

Ese «indio» dirigente cocalero, que fue perseguido y encarcelado, que demostraba lealtad y disciplina como dirigente gremial (hacía lo que sus bases aprobaban) llegó a ser elegido (por su lealtad militante) presidente de la república de la empobrecida Bolivia.

Evo, recuperó pronto la propiedad de sus recursos naturales pero no rompió con la empresa privada, solo les dijo: «Te puedes quedar, pero lo que tú ahora ganas, es lo que nosotros (Bolivia) vamos a ganar, y lo que nosotros (Bolivia) hoy ganamos, es lo que a partir de ahora, tú vas a recibir». Y eso hizo. Las empresas amenazaron con irse del país, pero lo cierto es que nunca se fueron. Todas (salvo dos sin mayor importancia) firmaron los nuevos contratos y además, Bolivia recuperó la propiedad de sus recursos y yacimientos albergados en su subsuelo.

Evo declaró al AGUA como un derecho humano fundamental e irrenunciable y hasta creó el Ministerio del Agua. Reinventó y legisló sobre los derechos de la Madre Tierra (Pachamama) y con los abundantes ingresos que logró, hizo lo impensado: Lanzó su propio gran satélite espacial, el Tupac Katari, que hoy vende señal de internet y satélite a países de la región.

El «indio» aumentó el PBI de Bolivia a 40,000 millones (5 veces más de como lo recibió) y sus Reservas Internacionales Netas (RIN) lograron alcanzar su punto más alto cerca a los 15,000 millones de dólares, multiplicando siete veces la cifra que recibió. Con ello puso en práctica «bonos» para acercar los nuevos ingresos a determinados sectores.

El dinero comenzó a circular como nunca antes, se empoderó una clase media que se sintió con los años más fortalecida tanto en lo económico como en derechos. El «dirigente cocalero» logró además que la ONU declare a Bolivia como Territorio libre de analfabetismo. (Un sueño)

En manos del «indio» Evo, la economía Boliviana fue una de las que más creció en el continente, incluso este año se sitúa arriba del 4% anual. ¡Ojo! Y sin rematar sus recursos ni su soberanía. Los índices de pobreza bajaron de 60% a 36% y la pobreza extrema de 38% a 15% , el nivel más bajo de toda su historia; sencillamente, admirable.

El «indio» expulsó a la DEA norteamericana y a la USAID y comenzó a tratar a EE.UU. ‘de igual a igual’ de acuerdo al Derecho Internacional:  Si me pides «visa», yo también te la pido; si expulsas a mi embajador, yo también expulso al tuyo. Que no es otra cosa que la aplicación del elemental principio de reciprocidad del Derecho Internacional. Eso se llama: soberanía, dignidad.

Bolivia posee la segunda reservas de gas más importantes del continente y es de su propiedad; y desde hace poco, posee la reserva de «litio» más grande del mundo, que también es de su propiedad. ¡Tamaño negocio! Actualmente, Evo deja en marcha varios proyectos de industrialización, entre los más importantes, la gran Planta de Amoniaco y Urea que ya se encuentra en más del 60% de avance físico, entre otros. Hoy y desde hace dos lustros, el dinero circula y mueve la economía emergente de Bolivia como nunca antes ocurrió y la población hasta se moviliza en uno de los teleféricos más modernos de la actualidad, que no poseen incluso otros países de la región. Todo ello, gracias a Evo. 

Muchos jóvenes  (señoras y señores jóvenes) y adolescentes de hoy, no han sabido y no han vivido lo que fue su país, Bolivia, antes de Evo. Y es que las generaciones, cambian. Ellos hoy tienen un país más sólido económica, social y hasta culturalmente. Se sienten «empoderados» de alguna manera y tal vez piensen que siempre fue así. Tal vez pocos recuerden que fue el «indio» Evo quien trabajó para construir en pocos años la realidad que hoy tienen, muy distinta a aquel país que hace pocos años era considerado uno de los más pobres del planeta.

Pero el «indio» Evo nunca la tuvo fácil. Fueron innumerables los intentos de golpe de Estado, sabotaje y desmembramiento del territorio de Bolivia, auspiciados por grupos de grandes empresarios, por la llamada «media luna» y por el mismo EE.UU. Y para ser claros: algunos sectores de la misma izquierda y de gremios sindicales, no lo dejaron en paz. Sumado a todo esto, nunca dejó de sufrir ataques racistas de quienes jamás le perdonarán que un «indio» haya sido su presidente.

Pero pienso que algunas cosas usted no supo hacer, señor Evo: No debió dejar sin efecto el referéndum que usted mismo propuso y que determinó que no podía volver a postular. Además, no debió dejar de formar nuevos 'cuadros políticos' que renueven su proyecto partidario (error de izquierdas y derechas); y no debió descuidar el carácter racista que, soliviantado o descarado, nunca dejó de manifestarse en Bolivia y en sus enemigos del exterior. Y es que nada es perfecto, todos tenemos desaciertos, errores leves o grotescos; y usted, como todos, también los tiene.

Sirva esto último como lección Sr. Evo Morales Ayma, pues a pesar de ser usted el mejor presidente de toda la historia de Bolivia (sin duda alguna), siempre habrá esos que jamás le reconocerán haber forjado una patria más viable y plural. Usted demostró que muchas cosas imposibles, eran posibles; que algunas utopías, sí se pueden hacer realidad.

La valla que usted deja es muy alta. Veremos entonces qué harán de Bolivia ahora, esos que nunca dejaron de asediarlo. Lo sabremos pronto.

Viento de zampoñas y trino de charangos para su vida, Evo. De corazón, compañero.



Escrito por

Jinresocialarte

Hijo de padres, abuelos y bisabuelos Cajamarquinos, bella tierra norteña que llevo en la mente y el corazón, junto a la patria toda.


Publicado en

Jinre

Otro sitio más de Lamula.pe