#CómoSalimosDeEsta

“LAS RONDAS” y el “Cuarto poder”

Publicado: 2022-07-11

“LAS RONDAS” y el “Cuarto poder”

Intenta llegar a una urbanización “enrejada” de La Molina, San Isidro (sólo como dos ejemplos) Luego trata de ingresar y dime si un vigilante a sueldo no te pide tu identificación y a qué familia vas a visitar.

Supón que no te identificaste, que ingresaste sin pedir permiso. Luego saca tus cámaras de televisión, tu micrófono y comienza a filmar sus casas, sus jardines, sus calles sin haber pedido permiso a nadie y sin que nadie de ese lugar te conozca.

Dime si parte de lo que he descrito no ocurre en Lima. Y dime si después de haber actuado así, no corres el riesgo de que llamen de inmediato a otros vigilantes, al Serenazgo o incluso a la policía.

Pero vamos por más… Suponiendo que nada de lo dicho exista en Lima, creo que no es necesario explicarte que la vida en el campo es diferente a la de una ciudad, ¿no es cierto? Cualquier persona con dos neuronas, sabe eso.

Todos sabemos bien que en una ciudad como Lima “tu propiedad”, “tu casa”, termina en tu jardín exterior. Y si alguna vez has visitado el campo o el interior rural del Perú, se supone que deberías saber que las propiedades de un campesino o campesina, de una comunidad, no termina en un “jardín exterior” sino que, esta incluye sus chacras, campos de cultivo, caminos adyacentes, acequias, tomas de agua, puquiales e incluso, ríos aledaños.

O sea, decir en Lima: “¡Yo puedo andar libremente en mi país y nadie me puede impedir!”, no es lo mismo que decirlo en el campo. ¿Entendiste, periodista?

Pero deberías saber también que los campesinos de Cajamarca tuvieron que organizarse desde el año 1976 para defender sus tierras de extraños que entraban a robar, a violar y matar a sus comunidades porque el Estado no los protegía y que cuando lograban atrapar a un desconocido ladrón y lo entregaban a la policía, esta o un juez, los liberaba porque el “patrón” de esos ladrones de ganado (abigeos) pagaba dinero para soltarlos. Ante ello, los y las campesinas crearon las denominadas “Rondas campesinas” que, por su importancia, están reconocidas en el Artículo 149 de la constitución la misma que considera sus costumbres amparadas por el derecho consuetudinario.

Una atingencia necesaria: No confundas una "Ronda campesina" con un "Comité de Autodefensa", no cometas ese grueso error que lamentablemente han repetido y repetido todos estos años muchos despistados "periodistas", precísamente, por no conocer bien el Perú. No son lo mismo.

No creo sea necesario precisar también que ninguna institución es perfecta, todas son susceptibles de errores o mal accionar de alguno de sus integrantes que se desvían de sus principios. Las rondas no son una excepción, sin embargo, ejercen sus procesos rectificatorios y sancionadores con firmeza cuando ello sucede (he tenido oportunidad de observar una asamblea en algún momento) para corregir e incluso someter a la justicia a los que actuaron mal sin corrupción, sin impunidades. Eso, también hay que valorarlo.

Debes saber también que: En Cajamarca, cada campesino y campesina es un “rondero” o “rondera”, es decir, son los mismos campesinos quienes velan por la seguridad y tranquilidad de sus comunidades. Y lógico, si un extraño de pronto se aparece y saca cámaras y comienza a filmar sus propiedades, es más que entendible que saldrán a averiguar e intervenir a esos extraños.

Si alguna ves has ido al campo, deberías saber que todos y todas, desde el más pequeñito hasta el abuelito mayor, ¡Saludan! ¡Respetan! ¡Piden permiso! Y es más, hasta sus animales de crianza, sus perritos, saben bien que no deben ingresar o pasarse a una propiedad que no es suya.

Si un animalito sabe eso…

Entonces…

No pretendas que, sin tener en cuenta lo descrito, sin conocer “tu país”, puedas de pronto llegar al campo, sacar cámaras, filmar repentinamente, interrogar a pobladores y que nadie te diga nada… y que no contento con ello, salgas luego con tu soberbia “citadina” a calumniar como “secuestradores”, “ladrones” y “extorsionadores” a esos campesinos que te intervienen.

En otras palabras… antes de hablar mal de un “rondero” o “rondera” que ha hecho tanto por la seguridad de nuestro país, por defender la limpieza de nuestras aguas e incluso evitar que se propague el «Covid» en Cajamarca, piénsalo dos veces, deja tu soberbia a un lado y tómate un mate de coca.


Escrito por

Jinresocialarte

Hijo de padres, abuelos y bisabuelos Cajamarquinos, bella tierra norteña que llevo en la mente y el corazón, junto a la patria toda.


Publicado en

Jinre

Otro sitio más de Lamula.pe